Múltiples cuentas, planes y objetivos

Posibilidad de abrir más de una cuenta

En inbestMe aplicamos las nuevas tendencias de las finanzas del comportamiento. Está demostrado que el principal enemigo del inversor es su propio comportamiento, a menudo irracional o incoherente, al tomar decisiones desde las emociones alejándose de la objetividad. Las emociones son las que impiden mantenerse tranquilos en diferentes circunstancias de los mercados: dejarse llevar por la euforia en situaciones de mercados favorables y no deprimirse o asustarse en situaciones de mercados adversas, son reacciones más que habituales. Una forma de ser un mejor inversor es evitar poner las emociones en el centro del comportamiento cuando tomamos decisiones de inversión.

Una forma de ayudar al inversor a superar sus emociones es invitarle a pensar en diferentes tramos u objetivos para su patrimonio, ajustados a diferentes necesidades vitales. Es decir, a parte de pensar en la distribución de activos, es conveniente pensar en la(s) estrategia(s) de distribución de este.

Por ejemplo, es más fácil pensar en objetivos extremos tales como crear una cuenta de seguridad, aquella que nos ayudará a superar eventos imprevistos o una cuenta para acumular capital a largo plazo, que no necesitamos hasta posiblemente nuestra jubilación. Ambas cuentas deben ser gestionadas con diferentes estrategias de inversión, horizonte y perfil de riesgo.

Por ejemplo, nos será más fácil mantener nuestro plan de inversión, aunque nuestra cartera destinada a acumular patrimonio a largo plazo (que razonablemente puede tener un perfil más agresivo) pueda caer fuertemente ante una situación de mercado adverso, si sabemos que tenemos una cuenta de seguridad más estable.

Es por ello que en inbestMe hemos creado la posibilidad de abrir múltiples cuentas con diferentes objetivos de inversión (seguridad, compra importante, acumulación de capital o jubilación).

El cliente, una vez registrado y creada su primera cuenta con su primer objetivo, podrá después abrir otras, con objetivos diferentes con perfiles de cuenta finales diferentes y que incluso pueden gestionarse con planes de carteras diferentes (Strategic, Dynamic, ISR, Value, Advanced...).